¿Deberían los gobiernos regular el consumo de porno?

Una de las dudas o preguntas que suelen surgir en torno al modo en que las personas consumen pornografía, tiene que ver con el rol que deben tomar los gobiernos en relación con las prácticas de los ciudadanos o en la forma misma en que se promociona esta clase de contenido.

En ese sentido y como es de esperar, hay quienes apoyan una recomendación de drporno, y hay algunos que sugieren que exista pero de una manera un tanto flexible y finalmente quienes apelan por que no exista tal tipo de intervención.

¿Cómo regular la pornografía?

Uno de los datos interesantes en relación al modo en que las personas que consumen con regularidad pornografía se comportan, y que ha servido de insumo para hablar sobre la regulación del consumo del porno, es que de acuerdo con los resultados, se ha identificado que los hombres que ven con mayor regularidad este tipo de contenido, son más abiertos a la defensa de los derechos de las mujeres e incluso defienden la equidad de sexos.

Lo llamativo de lo anterior, es que se tiende a enjuiciar a las personas que con regularidad acceden a este tipo de contenido de una manera negativa, cuando en realidad no tendría que ser así exclusivamente, ya que son muchas las posibilidades en cuanto personalidades se refiere.

El problema de la pornografía infantil

Ahora bien, en donde no existe ningún tipo de dudas, al menos en lo que corresponde al trabajo que los gobiernos deben realizar en relación con esta clase de contenido, es que es absolutamente necesaria una normativa y un trabajo exhausto en el control de la pornografía que involucra a niños o jóvenes menores de edad.

En este tipo de situaciones está totalmente claro que no se encuentran en un momento de la vida en donde se pueden tomar decisiones de este calibre y que a su vez están expuestos a una manipulación e incluso obligación durante el rodaje de esta clase de contenido. En otras palabras, existe un poco más de acuerdo en relación con la regulación de la pornografía infantil, aunque por supuesto, existen detractores en torno a esta idea.

Más allá de lo anterior, hacia donde se apuntan no es exactamente al consumo del porno, sino a la producción del mismo. Es allí donde se encuentra un gran error por parte de los especialistas, pues mientras sigue existiendo un público que busque consumir, se seguirá produciendo el material y es por ello que el énfasis se está haciendo cada vez más en que exista una regulación en quien consume, porque las estrategias hasta la fecha no han funcionado del modo deseado por las autoridades.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *